Los revestimientos vinílicos protegen las paredes contra impactos, arañazos y manchas en zonas de tráfico intenso. Gracias a su flexibilidad y facilidad de instalación, reducen los costes de reparación y mantenimiento, minimizando los daños en las paredes a largo plazo. Los revestimientos de pared de Tarkett cuentan con nuestro tratamiento de protección Top Clean, que ofrece una limpieza fácil y una resistencia adicional frente al desgaste, los arañazos y las manchas. Están coordinados cromáticamente con nuestras gamas de suelos y aprobados para su uso en salas blancas para proporcionar una solución integral a sus proyectos.